sorprender

(redireccionado de sorprendieron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para sorprender

asombrar

Sinónimos

Sinónimos para sorprender

asombrar

Ejemplos ?
Por eso voy a hacer una campaña contra la firma de autógrafos, porque mi arma, el arma de la Revolución, es la opinión pública, y tengo que convencer a la opinión pública de que renuncie a los autógrafos (EXCLAMACIONES DE: "¡No!"). Me sorprendieron, ya me traían uno para que lo firmara y me puse a firmarlo (RISAS.
95.- Repítese que estas venenosas máximas de los filósofos sorprendieron a algunos pocos, y creyeron aquellos que estando huérfano del Reino, era llegado el momento de tenderle sus lazos; enconados de no haberlo podido conseguir en los religiosos reinados de la casa de Borbón: y se notó el efecto de la tentativa, pues allí se vio en unos la ingratitud a V.
Un hecho insólito en la historia de las Naciones cultas, sin precedentes, sin posible justificación, hecho bárbaro, porque atenta contra los más rudimentarios principios del Derecho de Gentes; hecho innoble, porque es fruto del contubernio inmoral y cobarde de la fuerza y la alevosía, es el hecho que acaban de realizar en la rada de La Guaira hace pocos momentos las Escuadras alemana e inglesa: sorprendieron y tomaron en acción simultánea y común, tres vapores indefensos de nuestra armada que habían entrado en dique para recibir reparaciones mayores.
Aquél, que os sorprendieron una noche cuando acababais de robaros a vos mismo la avena de vuestros caballos; y que vuestro cochero, que era el anterior a mí, os dio en la oscuridad no sé cuántos bastonazos, sobre los que no quisisteis decir nada.
Cuanto a Jesús, marchó silenciosamente a su albergue, y cantó todo lo que había oído decir en la calle. Y María y José se sorprendieron y asombraron vivamente.
No queriendo los Judios esclavos que sus amos los castigaran por las hazañas de Sanson, lo sorprendieron en la caverna donde vivia, lo ataron con cuerdas muy gruesas, y lo entregaron á los Filisteos.
Desde este momento quedó sin libertad el desgraciado Rey Fernando, y verdaderamente prisionero; pero las repetidas y seductoras protestas del Emperador de los franceses, con las continuas falsas insinuaciones de su deseo de pasar a avistarse con nuestro soberano, su íntimo aliado, para tratar de la felicidad de ambas naciones, hasta el punto de enviar sus equipajes, hacer que se le preparase alojamiento, y señalar día para su entrada en esta corte, sorprendieron la inocente buena fe de su Majestad, que, deseoso de obse.quiarle, hizo partir a su augusto hermano el señor Infante don Carlos para que le recibiera en Vitoria.
Por eso me sorprendieron las primeras felicitaciones...
En este mismo lugar fue apresado el infortunado André y bajo aquellos mismos árboles se habían ocultado los que le sorprendieron.
Aquellas dos potencias aliadas se sorprendieron sobremanera cuando a su llegada (pocos minutos después uno de otro) se encontraron con una señora desconocida y de aspecto imponente, sentada ante el fuego, con la toca colgando del brazo izquierdo y taponándose los oídos con algodón.
Después de la desolación de San Pedro-Mama, informados el virrey Velazco y el arzobispo Santo Toribio de que los cuatro mil indios de Sisicaya profesaban la misma idolatría, resolvieron enviar cinco misioneros para que ayudasen al cura en la conquista de almas. Concertados los naturales, sorprendieron una noche al cura y lo mataron a azotes.
Cielito, cielo que sí, era la gente lucida, y todos mozos amargos para hacer una envestida. Lo saben los enemigos y al grito ya se vinieron, y sin poder evitarlo nuestro campo sorprendieron.