tejer

(redireccionado de tejió)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para tejer

discurrir

Sinónimos

Ejemplos ?
Entonces se quitó su liga dorada, e hizo un collar con ella al corzo, después arrancó algunos juncos y tejió con ellos una soguilla, con la que ató al animal y se le llevó metiéndose con él en un bosque.
Te contaré mil fábulas sagradas De amores de los hombres y los dioses, Cuanto tejió la griega fantasía En la serena juventud del mundo, Hasta que al suave y poderoso halago De tanta juventud y tanta vida, Sientas hervir tu sangre generosa Caldeada por la llama del deseo.
Ver una vez mas el campo floreciente, Que tejió mis días blancos, infantiles, Que oyó antaño mi murmullo de niño, Que vio mis juegos y mi retozo.
uso Dios en mis cántabras montañas Auras de libertad, tocas de nieve, Y la vena del hierro en sus entrañas. Tejió del roble de la adusta sierra Y no del frágil mirto su corona; Que ni falerna vid ni ático olivo, Ni siciliana mies ornan sus campos, Ni allí rebosan las colmadas trojes, Ni rueda el mosto en el lagar hirviente; Pero hay bosques repuestos y sombríos, Misterioso rumor de ondas y vientos, Tajadas hoces, y tendidos valles Más que el heleno Tempe deleitosos, Y, cual baño de Náyades, la arena Que besa nuestro mar; y sus mugidos, Como de fiera en coso perseguida, Arrullos son a la gentil serrana, Amor de Roma, y espantable al vasco, Pobre y altiva, y como pobre hermosa.
Al mismo tiempo se trató de corromper la conciencia de muchos guatemaltecos, civiles o militares, para que se sumaran a la conspiración antidemocrática que se tejió para derrumbar a un gobierno, cuyo único delito consistía en propiciar una política que les diera pan y libertad a las grandes masas y protegiera los intereses nacionales contra los voraces financieros del exterior y los que reciben las migajas de esas riquezas en el interior.
En lo más íntimo de su alma caviló mucho Poldy sobre todo esto, y urdió y tejió infinidad de historias, en su sentir bellísimas, con las que ella se deleitaba en secreto sin comunicárselas a nadie, ni siquiera a la anciana institutriz Justina que era su confidente.
Deja tu alcoba: el jazmín no en blanco reposo olvides, que te aguarda tu escarpín, tu pequeño no me olvides. La persiana de cristal que anoche tejió la escarcha en tu cámara nupcial rompe de un soplo, ¡y en marcha!
En primer lugar, peinó sus cabellos castaños, tejió cuidadosamente sus trenzas enrollándolas encima de su cabeza, e introdujo en su peinado una simetría que realzó el tímido candor de su rostro, armonizando la sencillez de los accesorios con la sencillez de sus facciones.
el luto de mi noche mi ángel funesto tejió un velo pesado, tupido y denso más que las sombras que en los hondos abismos eternas moran.
Sin aras, no: que el margen donde para Del espumoso mar su pie ligero, Al labrador, de sus primicias ara, De sus esquilmos es al ganadero; De la Copia a la tierra poco avara El cuerno vierte el hortelano, entero, Sobre la mimbre que tejió prolija, Si artificiosa no, su honesta hija.
Sobre una alfombra, que imitara en vano El tiro sus matices -si bien era De cuantas sedas ya hiló gusano Y artífice tejió la Primavera-, Reclinados, al mirto más lozano Una y otra lasciva, si ligera, Paloma se caló, cuyos gemidos -Trompas de Amor- alteran sus oídos.
Una vez en libertad, en 1977 se marchó al exilio. Vivió unos meses en Panamá y Venezuela, donde tejió redes de solidaridad con la lucha sandinista.