tiple


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para tiple

discante

Sinónimos

Ejemplos ?
Si hubiere de mandar que la compren un capón, ó que se le asen, ó que se le envien, que es lo mas posible, no le nombren, por excusar la compasión de lo que le acuerda, llámele desgallo ó tiple de pluma .
Paso, paso sin temor que entra el mantenedor, pues toquen los atabales, ¡ea, diestros oficiales! Llame el tiple con primor: Tin tin tin.
Eran un andaluz y un castellano, y el que hablaba con ellos italiano, que dijo en voz de tiple, muy doliente, a los nuevos llegados lo siguiente: -Compagni aventurati al par che cari, i vostri affani amari io voglio consolar: nostro padrone e un turco di bonissima intenzione, pietoso cogli schiavi che la guerra riduce al suo servizio; solmente 1i destina per l'uoffizio che si costum lá, nella mia terra, strapazzando l'occhio del riposo col suo membro, che é troppo lungo e grosso.
Cada cual tenía su especialidad: el uno se sabía de memoria las óperas, y en el entreacto nos cantaba todo el acto pasado y el futuro; el otro estaba fuerte en argumentos: sabía al dedillo la letra de los recitados, y por él nos enterábamos de lo que decía el coro, y del motivo por qué andaba tan furioso el tenor, o la tiple tan melancólica; el de más allá despuntaba en la crónica de entre bastidores, y nos revelaba secretos psicofísicos, que son clave de muchas ronqueras, de varios catarros y de ciertos «gallos» intempestivos.
Cuando terminó de bailar, la niña recordó haber visto a las grandes damas de la Corte arrojarle ramos de llores a Caffarelli, el famoso tiple italiano, y entonces, en parte por burla y en parte para enojar a su Camarera Mayor, sacó la rosa blanca de sus cabellos y la arrojó a la plaza con la más dulce de sus sonrisas.
Cuando me veían, repantigado en mi butaca, fruncir el ceño a ciertos descuidos de la tiple y subrayar las desafinaciones y los berridos del barítono, me decían con acento respetuoso: -Estará usted aburrido, ¿eh, amigo Estévez?
Los sabios Romanos se guardan bien de escomulgar especialmente á esos señores que cantan en tiple en las óperas italianas; porque á la verdad que es bastante ser castrado en este mundo, sin ser tambien condenado en el otro.
Fué muy versado en la música, y se preciaba de ser inteligente en ella, no siendo la menor prueba de esta verdad el haber añadido sexta cuerda á la vihuela, que hace el baxo, alma de la música, que con su gravedad auxilia al tiple, lo corrige y dulcifica; y lo que él mismo cuenta de un caballero, que oyendo cantar una estancia de unas rimas que le habia compuesto para su dama, y empiezan :::Rompe las venas del ardiente pecho, :::Ninfa cruel, y con sangrienta llaga, :::Abre camino al corazón difunto, :::Verás de mi dolor la injusta paga.
Verá usted que el cuadro de compañía es digno de figurar en cualquier parte... Creo que ha de quedar usted contento del bajo... es una notabilidad: también la tiple... Ya me dirá usted ciertas faltitas.
En cierta obra clásica, muy aplaudida en todas partes, la Vitali tenía a su cargo el personaje de una Reina Margarita, más o menos fantástica; una Reina que no gobernaba; lo más constitucional posible; porque, en todo y por todo dejaba pasar delante y eclipsarla a otra primera tiple, que sin ser duquesa tal vez siquiera, la obscurecía a ella, a la Reina, por completo; la comía la voz cuando cantaban a un tiempo, y le quitaba un amante que la Margarita amaba en secreto.
Hubo, por cierto, dos o tres de esos eternos descontentos y gruñones que encuentran defectos a lo más loable, y agriamente censuraron que para obsequiar a una tiple se sacase a relucir la bandera española...
Algunas veces el público no sólo había encontrado simpática y discreta a la Vidal en este papel, sino que hasta la había gratificado con alguna palmada de propina al terminar cierto dúo con la tiple, la cual después la eclipsaba por completo.