tranquilizar

(redireccionado de tranquilizada)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para tranquilizar

Ejemplos ?
-Fanchonette, hija mía... ¿Cómo vienes antes que haya amanecido? La muchacha, tranquilizada y atónita, se detuvo. -¡Dios mío, madame!
Yo le diré lo que hay que hacer... -¿Y cómo lo sabés vos? - preguntó Jesusa entre recelosa y tranquilizada. -Porque me lo ha dicho...
Mañana no traeré ni una gota. La chica pareció tranquilizada al saber que, por lo menos, hoy sí la tendrían. El lechero, después de hacer un gesto siniestro, le soltó la barbilla, y abriendo su cacharra de la peor gana del mundo llenó la de la familia.
En estos casos se halla perfectamente justificado el afecto en lo que a su cualidad se refiere, pero no en lo que respecta a su medida, y la autocrítica, tranquilizada en un punto descuida fácilmente el examen del segundo.
Ella consiguió del rey la promesa de que no la denunciaría por adivinación, sin saber que era él mismo quien la había prohibido, y convocó a petición de Saúl el espíritu del profeta Samuel. Al ver a Samuel, la bruja supo quién era Saúl y se sintió traicionada, pero tras ser tranquilizada, continuó con el conjuro.
Según Jorge IV se iba volviendo más solitario y recluido hacia el final de su vida, la gente de Brighton estaba tranquilizada con la visibilidad y apertura de Guillermo.
Arezú (????): «deseo». Arghaván (??????): «púrpura». Armitá (??????): «tranquilizada». Arshiá (?????? ?????): «trono real». Asá (???): «adorno».
La revolución de 1910 se presentó ocasionalmente como levas forzadas por contingentes de distintos bandos, así como la formación de gavillas que asaltaban poblados. Hacia 1924 la región del totonacapan, incluyendo Zozocolco, fue dominada y tranquilizada por el General poblano Gabriel Barrios.
Así que, como dije, más creíble es que no hubo tal hombre, o semihombre, como tampoco otras ficciones y patrañas poéticas; porque las mismas fieras crueles e indómitas, de las cuales tomó parte su, fiereza (pues también le llamaron semifiero), conservan con cierta paz su propia naturaleza y especie; juntándose unas con otras, engendrando, pariendo criando y abrigando á sus hijos, siendo las más de ellas insociables y montaraces; es decir, no como las ovejas, venados, palomas, estorninos y abejas, sino como los leones, raposas; águilas y lechuzas. Porque ¿qué tigre hay que blanda y cariñosamente no arrulle sus cachorros, y tranquilizada su fiereza, no los halague?