tridente


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para tridente

fisga

Sinónimos

Ejemplos ?
Abrid vuestras casas y, la mole apartada, a las corrientes vuestras todas soltad las riendas.' 280 Había ordenado; ellos regresan, y de sus fontanas las bocas relajan, y en desenfrenado ruedan a las superficies curso. Él mismo con el tridente suyo la tierra golpeó, mas ella tembló, y con su movimiento vías franqueó de aguas.
¡Defiende la ciudad, hija de Zeus, Palas, en los combates vigorosa! ¡y tú, Poseidón, que corceles domas, En los mares potente, Defiéndanos tu diestra y tu tridente!
Neptuno deja claro ante los vientos quién debe obedecer a quién: es Neptuno quien debe gobernar el mar, mientras que Éolo debe gobernar la morada, la cárcel (dada la fuerza de estos) de los vientos, y de hecho es Neptuno quien pacifica su mar y quien hace emerger del abismo siete de las naves troyanas con su tridente.
Saluda a la Urbe argentina el Garibaldi romano, cabalgante en su colina, en nombre de Roma materna, vestida de su memoria y como su decoro eterna. La saluda Londres que empuña el gran Tridente de acero por dominar el mar entero.
Di que tiemblen, que somos invencibles, y que el León ibero, la su crespa melena erizada, ya rota la cadena, rugirá; y al rugido huyendo el insular precipitado por sus ingratas olas, el gran tridente soltará usurpado en las tendidas playas españolas.
XLI Esperaba a sus reyes Barcelona con aparato, cual debia, importuno a rayo ilustre de tan gran corona, a murado tridente de Neptuno.
Éste al ver tan turbado su dominio, majestuoso se eleva, increpa al Euro, y con su voz, y su tridente divo aplaca el mar, y las sonantes ondas, cediendo todo a su poder.
Que hoy educa Contra sí un luchador, monstruo indomable, Que una llama tendrá que venza al rayo, Y un rugido mayor que el de los truenos; Monstruo marino que herirá la tierra Y romperá el tridente de Poseidón.
- Si no os importa - dijo entonces Wu-Kung -, me gustaría otro tipo de arma, porque, a decir verdad, no soy muy diestro con las cimitarras. El Rey Dragón volvió a ordenar a un teniente - pescadilla y a un sirviente - anguila que trajeran un tridente de nueve puntas.
- exclamó el Rey Dragón, soltando la carcajada -. Este tridente pesa más de tres mil seiscientos kilos. - Aun así, no se ajusta como debiera a la mano - repitió Wu-Kung - ¡No logro dominarlo a mi gusto!
Se presentó de improviso ante mí, afirmando que era vecino mío, y me pidió que le facilitara un arma apropiada a sus dotes militares. Le ofrecí un tridente de acero y un hacha de guerra, pero aquél le pareció demasiado pequeño y ésta, excesivamente ligera.
Desde allí por primera vez construir sus murallas de la nueva Troya a Laomedonte ve, y que crecían sus grandes empresas 200 con difícil esfuerzo, y que no riquezas pequeñas demandaba, y junto con el portador del tridente, del henchido profundo el padre, se viste de mortal figura y para el tirano de Frigia edifica los muros, postulando por tales murallas su oro.